Select Page

Desde que empezó la pandemia, lo han reflejado numerosos medios de comunicación. La inteligencia artificial ha llegado para quedarse y aplicaciones como los chatbots (tecnologías diseñadas para interactuar como humanos) ya no son una simple moda. Recordemos a continuación algunos ejemplos recientes:

Por todo ello, aún son muchos los que ven la llegada de estas tecnologías como una “novedad” e incluso como una moda. Pero ¿realmente es así? ¿Estamos frente a “nuevas tecnologías” en momento de expansión? ¿O no se tratará más bien de “viejas tecnologías” en proceso de maduración? Y, para responder, quisiera recordar su origen.

ELIZA, el primer chatbot de la historia, fue desarrollado en los años 60 por Joseph Weizenbaum, un profesor de informática e ingeniero del laboratorio de Inteligencia Artificial del Massachusetts Institute of Technology (MIT). En concreto, Eliza tenía un mecanismo de funcionamiento realmente sencillo, pero funcionaba muy bien: detectaba palabras clave en una frase escrita y respondía con una frase preconstruida almacenada en su propia base de datos. De hecho, esto no era una novedad, dado que así era precisamente como trabajaban los terapeutas de la época.

Y, desde entonces, esta tecnología ha ido avanzando sin parar durante este tiempo hasta que en 2014 superó el test de Turing, una prueba publicada en 1950 por el genio de las matemáticas que descifró el lenguaje secreto utilizado por los nazis. Turing diseñó este test para comprobar si llegaría el día en el que avanzase tanto la tecnología que una máquina pudiera llegar a ser capaz de razonar igual que lo hace un humano. 

Sucedió el 7 de junio del 2014, coincidiendo con el 60º aniversario de su muerte, ese día Eugene Goostman logró superar por primera vez la prueba. Eugene era un chatbot que simulaba tener trece años de edad, y que vivía en Ucrania, una inteligencia artificial que logró pasar a la historia tras convencer a los jueces de que era una persona de verdad. 

Y desde entonces, los avances en esta aplicación de la inteligencia artificial, los chatbots, no han dejado a nadie indiferente, siendo esa la razón por la que hoy todo apunta a que esta tecnología ha llegado para quedarse, impulsando la robótica social y automatizando (y optimizando) las relaciones con los clientes hasta límites que hubieran sido inimaginables hasta su llegada.

En pocas palabras, en contra de lo que pueda parecer, esta no es una “nueva moda”, es, en realidad, una “vieja tecnología” en momento de democratización. Por todo ello, tenlo muy presente si aún no los has probado o si por el contrario estás en proceso de reflexión sobre el camino a seguir con en la digitalización. 

Y, si en algún momento tienes dudas, piensa en lo que les pasó a los dinosaurios y recuerda bien estas palabras de Mark Cuban, dueño de los Mavericks de Dallas de la NBA e inversor en serie: 

Inteligencia artificial, aprendizaje profundo, aprendizaje automático… te dediques a lo que te dediques, si no lo comprendes tienes que ponerte con ello y aprender qué es. Porque de lo contrario serás un dinosaurio dentro de 3 años.


Párrafo de conexión:

¿Quieres saber más sobre todo esto? ¿Sobre el avance de esta tecnología en el mundo? ¿Sobre lo que piensan los clientes? ¿Sobre las tendencias? Si te ha interesado el artículo y quieres saber más, no te pierdas este episodio de Tendencias con Silvia Leal. En él encontrarás además información sobre el impacto de todo esto sobre el mercado laboral y sobre las tareas que cada vez asumiendo más las máquinas.

https://www.ivoox.com/como-ser-profesional-mas-deseado-mejor-audios-mp3_rf_73036914_1.html

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies